jueves, 27 de noviembre de 2014 a las 01:19 PM

Isla Apipé

Las islas Apipé (del guaraní : lomadas) son islas fluviales de la Argentina situadas entre la provincia de Corrientes  (provincia a la cual pertenecen) y el departamento de Misiones , Paraguay .

 imagen aérea

La integran dos islas: Apipé Grande y Apipé Chico, las que abarcan una superficie de 25 000 ha. Ambas se encuentran rodeadas por brazos del río Paraná. La represa Hidroeléctrica Yacyretá – Apipe , que inició sus operaciones en 1994, y que provee de energía a la isla, ha hecho que las islas hayan quedado prácticamente cubiertas de agua del embalse. Apipé Grande tiene una población de cerca de 2000 habitantes; esta isla posee un pequeño poblado llamado San Antonio, y el resto de su población se distribuyen entre otra tres localizaciones: Monte Grande, Puerto Arazá y Colonia Uriburu (Vizcaino).

Si bien la soberanía de las islas es argentina, las aguas que las rodean pertenecen a Paraguay, lo que transforma a estas tierras en un enclave; esta situación viene generando innumerables conflictos, principalmente en los habitantes de la isla cuando quieren transportarse al resto del territorio argentino.

 

RESERVA PROVINCIAL ISLA APIPÉ GRANDE

La Reserva Provincial Isla Apipe Grande , se encuentra en la primera sección del Departamento de Ituzaingó , al norte de la ciudad del mismo nombre y a 2 km aguas abajo de la represa Yacyretá , entre los kilómetros 140 y 1460 del río Paraná, es un área geográfica donde el río se abre en dos brazos. el San Jose Mi, que pasa frente a la localidad de San Antonio , Municipio de la Isla, y el brazo Principal y / o navegable que es el que pasa frente a Ituzaingó en territorio continental.

Dado que es una isla, posee límites físicos constituidos en todo el contorno por el río Paraná. Se encuentra ubicada geográficamente entre las siguientes coordenadas: Latitud Norte 27° 25; Latitud Sur 27° 36; Longitud Este 56° 43 y Longitud Oeste 57° 02, rodeada de pequeñas islas, Apipe Chico, Sarmiento,San Martín, Islas Los Patos, Isla Marcos, Tacuara, Tatú, Tres Islas, Las Palmas, Guapurú, Carpincho , Isla Mora, Isla Paloma.

Los primeros habitantes llegaron a la región con la expedición de Gaboto en 1544, actualmente rondan casi los 200o habitantes.

 

Origen y antecedentes Históricos:

Una isla en medio del río poblada de Guaraníes. Refiere un cronista que cuando Sebastian Gaboto navegó el Río Paraná, exploró las proximidades de la laguna Iberá, a la que llamó Santa Ana, como ya había nominado días atrás a la población que halló bajo el mando del poderoso cacique Yaguarón y que prendado los imprudentes aventureros de las bellezas de la Isla Apipé, establecieron un caserío que después desbastaron los indios, persiguiendo y matando después a algunos españoles huidos entre los matorrales del río Traición , en la vecina tierra del Paraguay.

Aunque ninguna referencia a este episodio hace Luis Ramirez , cronista del viaje de Gaboto, se lo consigna con reservas, en razón de que vendría a ser el primer intento civilizador , aunque fugaz realizado en la isla. Sin emabrgo en un mapa conocido como “de Gaboto” publicado en 1544 aparece anotado como punto final conocido en la época de su exploración por el río Paraná “el salto que aze el río”. Se cree es esta la mas antigua información cartográfica sobre los saltos de Apipé.

En la hora inicial de la conquista de la Isla Itatingua, conocida después con el nombre de Apipé, estaba poblada por la parcialidad guaraní de los itatines. Fue este el primer asiento de los futuros pobladores de la reducción de Itatí, fundada por Fray Luis de Bolaños hacia el año 1615, según se desprende de una declaración formulada por el cabildo Indio de dicho pueblo el 3 de mayo de 1808.. Dijeron entonces los cabildantes guaraníes, representados por Fray Manuel Antonio Amarilla, que la isla Apipé fue el primer lugar donde se establecieron, y que al ser hostigados por Indios Payaguas, debieron dejar el lugar, pero su antigüedad y propiedad figuran en documentos auténticos presentados oportunamente. Destruida parte de la papelería de la reducción de la Pura y Limpia Concepción de Itatí, la referencia más antigua a los documentos relativos a esta isla se halla en un inventario levantado en 1779, en el que figuraban objetos del culto, útiles de labranza e instrumentos de música y se consignó “el derecho de pueblo de la Isla Apipé”. El Cabildo Itateño ejerció desde tiempo remoto jurisdicción sobre dicha isla, conforme a ese derecho otorgaba periódicamente autorización para cortar tacuaras o maderas destinadas a la construcción de canoas. A fines del siglo XVIII, las tareas eran controladas por funcionarios del cabildo como el corregidor Inocencio Cabure  o el maestro Ventura Bayua.

 

Las maderas de Apipé

La riqueza forestal de Apipé, fue como un imán que durante largas décadas atrajo a comerciantes, obrajeros y aventureros. Y fue esta , a no dudarlo, el estímulo que tuvo Paraguay para mantener su permanencia en ella sin derecho alguno. Al mediar el siglo pasado Jhon Le Long, señalaba en París, ante la curiosa atención de sus oyentes, las posibilidades económicas que ofrecía esta Isla. “La vegetación es de una magnificencia prodigiosa y allí se encuentra toda clase de madera que crece en la América del Sur”; y para subrayar la valoración de la isla estimulado tal vez por las nuevas corrientes monárquicas de Francia, poniendo alas a su fantasía agregaba ” en tiempo de la dominación española, uno de los virreyes de Buenos Aires, fue creado Duque de Apipé. Este hecho indica la importancia que entonces daban a esta rica posesión”.

Había allí muy variadas especies arbóreas de madera noble de gran utilidad para los mas variados usos industriales. Arboles de pete reví, timbó , ibiraró o palo rosa, Papua – Guazú , curupaí ,cuya corteza era altamente estimada como tintorera para el curtido de cueros, quebracho, cedro blanco y colorado,algarrobo, incienso, lapacho, urunday en sus variedades overo, mini (pequeño), pyta o colorado, poblaban sus montes; pero la explotación indiscriminada que venía realizándose desde los días de la dominación hispánica continuada después por las fuerzas paraguayas de ocupación que trajo como era natural la disminución de las reservas.

Martín de Mousey quién recorrió la isla en 1855, apuntó tiempo después: “se explotan los montes de la provincia, sobre todo cerca de las riberas del río Ambrosio y se va a buscar al Chaco en el arroyo de Oro, las de las islas Apipe están casi agotados”. Esta alarmante noticia preocupó a las autoridades correntinas, más no estuvo en sus posibilidades detener la depredación , en virtud de la ocupación que venía soportando la región.

 

El obrajero, un testimonio de 1855

Entre los distintos tipos sociales correntinos del siglo pasado, no puede omitirse el obrajero. Es referido con frecuencia con la naturaleza, configuraron tipos de contornos bien delineados. El obrajero formó el grupo poblador inicial de la isla Apipé. Vicente Quesada, quien en sus años juveniles vivió en Corrientes prestando el aporte de su inteligencia al bien común, dejó una interesante página por donde  transita el obrajero correntino, con su carga de duras labore, beneficios, peligros y fatalismos. ” El obrajero vive durante algún tiempo en los bosques, allí caza o pesca, trabaja o duerme, durante este tiempo se divorcia de las poblaciones. Sus provisiones son yerba, tabaco, charques, sus útiles son hachas, limas, piedras de afilar, sus armas, cuchillos y algún fusil, siempre lleva pólvora , municiones, balas y anzuelos para pescar, provisto de todo lo necesario para embarcarse en su veloz canoa que desliza sobre el Paraná hasta el obraje, allí hay otros compañeros y algunas veces mujeres; entre las fieras con que tiene que luchar el obrajero, está el temible yaguarete, especie de pantera..” En una nota aclaratoria agrega Quesada : “ Los obrajes de maderas están en el Chaco, en Apipé o en los bosques de la provincia, varios son los sistemas como se hace este negocio, hay personas que tienen obrajes con peones pagos por mes, otros habilitan a los peones y compran las maderas que cortan, a precios que han fijado con anticipación. Los pobres forman sus asociaciones principalmente los de tierra firme, después que tienen tres a cuatro cargas, buscan quien los conduzca al poblado, dándole la mitad de la madera, esta asociación suele hacerse con los patrones de buques, que dividen por iguales partes del producto de la madera. “

 

Colonización de la Isla Apipé Grande

Al ver que la isla se mantenía como en los años de usurpación paraguaya, Don Valentín Virasoro envió a la legislatura el 16 de agosto de 1895, un escrito donde disponía la mensura, división y amojonamiento de ka isla y sus adyacencias, para organizar un centro agrícola pastoril y otro urbano. Con el producido de la venta de la tierra se formaría un fondo especial para construir edificios públicos y se promulgó una ley el 4 de octubre de 1895 cuando se puso en marcha el proyecto. El primer agrimensor fue Augusto Wybert. El centro agrícola fue proyectado sobre 26604 hectáreas. Y el pueblo quedaría ubicado sobre 988 has. y una zona reservada para el beneficio común. El pueblo se denomino General Uriburu, actualmente Puerto Vizcaino. Contenía ochenta y tres manzanas con puerto de fácil acceso. El gobernador Virasoro realizó el acta fundacional de la colonia y el pueblo que quedó asentado sobre el Puerto denominado Vizcaino, correspondiente a la colonia de Apipé. En 1895, había en la isla treinta y dos núcleos de población, argentinos,paraguayos, brasileños, ecuatorianos y españoles. Los pobladores se dedicaban a la agricultura, ganadería, leña, carpintería, caza, teneduría. En 1895 llegó el comisario rural con gendarmes, y se prohibió la tala de bosques. En 1896 se creó la escuela y fue atendida por un improvisado maestro, vecino de Ituzaingó coninstrucción incompleta como la mayoría de las personas de la época. En 1898 se construyó la primera iglesia de San Antonio de Padua y el cementerio. En 1901 el gobierno inició ( sin llegar a una solución) gestiones para solucionar el problema portuario. En 1902 hubo un nuevo intento de colonización por parte del Sr. Juan J. Bailostocky que no tuvo éxito porque ya figuraban concedidas a Resoagli y Avila, aunque estos nunca cumplieron con lo pactado en 1895. Finalmente el 16 de junio de 1917 el Gobierno dispuso la enajenación de las tierras amojonadas y subdivididas de Apipé Grandeny la subdivisión de las restantes. Se delinearon y amojonaron los puertos llamados Noguera y Villar en condiciones para lo formación definitiva de un pueblo, en este paraje.

 

RECURSOS:

Con predominio del agua, lagunas y esteros ocupan un gran porcentaje del territorio de la reserva, con riqueza en el paisaje; en flora y fauna autóctona, el territorio guarda un potencial turístico virgen, sumado a ello, toda la ribera del río Paraná que en este lugar insular presenta grandes extensiones de playas de arena.El turismo de naturaleza o ecoturismo, excursionismo o turismo de aventura, encuentra un cumulo de oportunidades favorables en esta región.

 

CIRCUITOS:

Se definen a partir de los accesos y caminos existentes en las diferentes zonas que integran el territorio. Se inicia en el pueblo de San Antonio, que actualmente es el único centro poblacional que cuenta con servicios básicos, pactados con anterioridad, de alojamiento,alimentación y transporte.

Circuito uno: se propone el recorrido primero de senderos ya existentes en el pueblo de San Antonio. Camino a Punta Aguirre, visitando lugares arqueológicos. Paseo combinado: caminatas y navegación en canoas típicas por lagunas que existen en el interior de la traza urbana del pueblo de San Antonio.

Circuito dos: partiendo de San Antonio, propone una travesía a caballo o con carro tirado por caballos. Parada uno: paraje Perico Cué, un lugar donde antiguamente funcionó un hogar de niños huérfanos, subvencionado por el Gobierno de Suecia, un lugar donde el brazo del San Miguel Mi del río Paraná, muestra su belleza natural con galerías de arboles y monos carayá que merodean el lugar, es posible también allí avistar otros animales de la fauna autóctona. Parada dos: Paraje Monte Grande, un grupo de familias que viven cercanos a la Escuela del lugar, un centro educativo que además de contar con agua potable y un grupo electrógeno está desarrollando un proyecto productivo con biogás, junto a una asociación de pequeños productores de Monte Grande y Colonia Uriburu. Parada Tres: visita al Puerto de Vizcaino, donde existe un destacamento de la Prefectura Naval Argentina, un puerto histórico por ser el primer pueblo fundado en Apipé en 1895 y una colonia de pequeños productores, visita a las familias del lugar, compartiendo sus formas de vida.

Circuito tres: partiendo de San Antonio, vía fluvial , con lancha deportiva, visitar riacho Toro, un lugar que se encuentra en la zona primitiva, se transita por todos los riachos existentes entre las Islas Apipe Grande y las islas menores,Apipé Chico, Tacuara, Islas Los Patos, con una rica avifauna y bancos de arenas naturales que permitirán al visitante caminar sobre los mismos, descubriendo un paisaje totalmente virgen.

 

CALENDARIO TURÍSTICO:

ENERO: 7 y 8 Fiesta del Gaucho Gil, novena, serenata, almuerzo, doma de potros, baile

MARZO Y ABRIL: Novena , vía crucis viviente, celebraciones de Pascua.

MAYO: 12 – San Marcos, novena, fiesta de campo, serenata, almuerzo y baile.

          22 – Santa Rita, novena, almuerzo, serenata , procesión , baile.

JUNIO: 13 – San Antonio. Patrono del Pueblo, novena, serenata, procesión y misa, baile, carreras cuadreras.

          16 – Fundación del Pueblo: actos con autoridades, almuerzo comunitario.

JULIO: 20 – Santa Librada, novena, serenata  y baile.

AGOSTO: 7 – San Cayetano (Monte Grande), novena , serenata, procesión y misa, baile, almuerzo, doma de potros, carreras cuadreras.

OCTUBRE: Día de la madre.

NOVIEMBRE: 1 – Fundación Colonia Uriburu, actos con las autoridades, y almuerzo comunitario.

                      Festival Folklorico a cargo de los chicos del taller de danzas folclóricas del Municipio.

DICIEMBRE: 8 – Asunción de la Virgen  (San Antonio , Vizcaino), novena, serenata, almuerzo, bailes, carrera cuadreras.

                24 – Navidad, misa , pesebre viviente, baile comunitario,

                31 – Fin de Año. Baile comunitario.

Ésta publicación no admite comentarios

No hay archivos adjuntos